La sentencia de no pertenecer

Piernas de mujer

“Más de cien palabras, más de cien motivos
para no cortarse de un tajo las venas”…

J. Sabina

Le dije mentiras. Todo fue apariencia. Los monisílabos no fueron más que una falacia.

-¿Eres de La Habana?

-Si

-¿Tienes hijos?

-No

-¿Vives cerca del Comodoro?

-Si, exacto, vivo cerca de 84…

-Y supongo que tu nombre es Isabella, tal cual dice en la cadenita que llevas colgada…

– Si. Adivinaste. Ese es mi nombre.

Antes de bajarse le había pedido un número. Ella tomó la agenda y escribió 5 4765720. Así, estaba firmando su ausencia infinita.

Anuncios

No te mueras más que por amor

lancome-attractionEl dolor se va. La herida sana. La llaga ceja. Tu recuerdo desaparece. Yo me salvo…Hasta que aparezca ante mí otro mortal capaz de llevarme a la nostalgia, a las lágrimas, a la melancolía; a la única muerte de la cual uno puede enorgullecerse; la muerte por amor.

PD: “Cuélgate de quien te quiera/ no te mueras más que por amor/ cuando yo tenía tu edad/ era mayor”. JS

Arde con facilidad

Mujer Intelectual leyendoEl intelecto arde, fuma, tiene vicio de café, de algún tranquilizante o de ron. Lee un libro X en la guagua o anda escribiendo en cualquier artefacto que se pueda (servilletas, papel higiénico o recetas médicas) lo que se le ocurre para que no se le escapen las palabras.

El intelecto tropieza mientras camina, casi siempre usa espejuelos, habla muy despacio, o muy rápido. El intelecto es así; medio desatinado.

El intelecto baila mucho o baila bien poco. Tiene mucha calma o siente irritabilidad muy fácil. Duerme poco y puede que en algún momento de su vida haya tomado pastillas para no soñar, como dijera el poeta español. Puede que se muerda las uñas. Puede que llore mucho, o nada.

Incoherente, descabezado, excesivo, extravagante, irracional, absurdo… El intelecto es así.

Lo mejor del intelecto, es el talento con que vibra.

Mentiras de Dos

Sombras de parejasEs mentira que sepa lo que quiero,
es mentira que cante por cantar,
es mentira que que sea mejor torero
con toros de verdad.

Es mentira que no tenga ambiciones,
es mentira que crezca mi nariz,
es mentira que escribo las canciones
de amor pensando en tí.

Joaquín Sabina

Yo conocí a dos amantes. Eso. Tenían que ser amantes. Yo conocí a dos que se apasionaron, se desnudaron de alma, de cuerpo, se entregaron…

A esos dos le gustaba Sabina, esos dos eran extraterrestres en el breve espacio en que habitaban…

Yo conocí a dos que querían morir de amor, yo conocí a dos que se volvieron una mierda, yo conocí a dos que mataron una vida, un amanecer, un proyecto…

Esos dos, hoy son un sombi… ellos hoy, respiran, caminan, hablan y viven, pero muerieron. Murieron porque para los dos, la vida nunca será como al principio.

Esos dos murieron porque todo era mentira. Era mentira que supieran lo que querían,  y más mentira, que ella se acercara a lo que él, simplemente había soñado…

Tal  vez, ni ella ni él -que son esos dos- en ningún momento se conocieron…

Sabina le canta a Johanna

sabina le canta a johanna

Se acercó a su puerta y llamó porque moría de sed y ya no jugaba ni a las damas con su mujer. Porque -como ella- también soñó un imposible parecido al amor.

En algún momento -pensó- no cerrar su ventana a la aurora que rompía el cristal. Y pensó además morir con ella si se mataba y matarse con ella si moría.

Ella; vivía en el número siete, en la calle Melancolía; junto a esa amante inoportuna que se llama soledad; y quería mudarse hace años al barrio de  la alegría y él -sin pretender- llegó a abrigarle el corazón.

Sabía que no podía jugar por jugar, si eso pasaba, ese tipo iba a robarle el mes de abril que guardaba en el cajón, donde también guardaba el corazón. Él le contó una verdad amarga, y ella -según me dijo- hubiese preferido escuchar mentiras piadosas.

Pese a ello, en sus  ratos dormían acurrucados a la sombra de un león como dos enamorados. Pero llovía sobre mojado. Tenía que haberle aclarado, cuando fue a tocar su puerta, que no fuera a enamorarse, que se marchara con el alba para no volver. Y fue inevitable. Juntos, les daban las diez, y las once, las doce y la una y las dos y las tres… Sigue leyendo

Acabó

erotismo“Todo había empezado porque todo tenía que acabar”

Rayuela,  Julio Cortázar

Ella le dijo así:

X: Por momentos me armo de una coraza enorme que me hace decir que se acabó pa´ la mierda, que ya no me relacionaré más contigo a menos de mujer a hombre; pero… luego pasa, y pasa, y pasa, y vuelve a pasar, y me robas un beso, y te miro, y ardo, y me tocas y me mojo, y me sacude una corriente estremecedora por dentro que me hace perder la cabeza…

Él le respondió:

Y: ¿Que crees que puedo sentir cuando oigo eso? Cojone tu me gustas mucho y me pones macho hombre; me la pones dura como palo; me enloqueces me robas el aire; tú sabes bien ,tú ves mi cara, tú sientes mis vibraciones, mi vapor, mi energía que se esconde no se donde el resto del dia…

Para ella las navidades, o estas fiestas que todo el mundo celebra hoy -muchos, sin saber que el Niño Jesús estuviera cumplinedo 2046 añitos- hace tres años no tienen sabor a nada. Y más, cuando acabó.

Ese tipo le había robado su mes de abril. Había soñado -como dice Sabina- un imposible parecido al amor. Y acabó porque se ha cansado de vivir en tanta mierda.

Con abril no se juega

Gotas de lluviaQuién me ha robado el mes de abril
Cómo pudo sucederme a mí
Quién me ha robado el mes de abril
Lo guardaba en el cajón
Donde guardo el corazón

Joaquín Sabina

Llueve. No deja de llover- dicen que por un frente frio- desde el mediodía. Y desde el mediodía ella resolvió despojarse de él.

– Cómo si fuera tan fácil. ¿Crees que podrás?. Le preguntó él.

Ella sabe que puede y va a despojarse de su recuerdo. Al final… ¿quien conoce  el amor?- Piensa- Eso es un espejismo; y una mierda también.

Y mientras llueve ella sale a mojarse toda. Baja las escaleras de su oficina como una loca, desesperada como quien no quiere dejar pasar la nube que deja tanta agua. Siente frío, y se le han empapado hasta los guiones del noticiero; pero la lluvia la limpia de él.

Esta vez ha sentido que robaron su mes de abril; y eso no se lo había permitido a nadie porque como dice Sabina ella  lo guardaba en el cajón donde guarda el corazón…

Y mira que con esas cosas no se juega!!!