La sentencia de no pertenecer

Piernas de mujer

“Más de cien palabras, más de cien motivos
para no cortarse de un tajo las venas”…

J. Sabina

Le dije mentiras. Todo fue apariencia. Los monisílabos no fueron más que una falacia.

-¿Eres de La Habana?

-Si

-¿Tienes hijos?

-No

-¿Vives cerca del Comodoro?

-Si, exacto, vivo cerca de 84…

-Y supongo que tu nombre es Isabella, tal cual dice en la cadenita que llevas colgada…

– Si. Adivinaste. Ese es mi nombre.

Antes de bajarse le había pedido un número. Ella tomó la agenda y escribió 5 4765720. Así, estaba firmando su ausencia infinita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s