Cólera, ¡no me entres!

hija madre abueloLa idea es la siguiente. Supongamos que mi madre (que adoro) es el Partido Demócrata y yo (que me adoro) soy el Republicano:

“¿Con quién hablabas por teléfono?”No te pongas esa ropa para trabajar”. “¡Quítate ese short para ir a la calle!” “Con esa saya estas muy corta”. “¿Quién ese hombre que te dio botella?” “¡Que la niña se duerma antes de las 9 de la noche!” “¿Tienes que estar el día entero sin trabajar frente a la computadora?” (Como si me causara más placer este trabajo que hago para ser una mujer que vuela alto por salir del nido que unas vacaciones en Varadero) “¿Por qué te ríes ahora revisando el correo?” “¿Y tú tienes algo importante que andas tan elegante?” “¿Y por qué no te peinas con ese flequito que…? ” ¿Te demoras?” “¿A qué hora era la reunión?” “Compra la carne, y se acabó el aceite ya” ¿Adónde van tú y la niña ahora?… 

Es una lista infinita de preguntas y deberes. Y yo -que he aprendido a ser más sensata- soy paciente. A veces temo convertirme en ella cuando mi hija tenga mi edad. (A lo mejor es bueno, porque eso así, he de reconocer que mi madre es el ser humano más noble que existe, aunque no pensemos igual).

Hoy en la mañana, antes de salir a la calle, sentí una nostalgia inmensa. Yo; que desde la cuna he sido una mujer de las que siempre ha pujado por volar anduve llorona y sensible. He de confesar lo que me pasa. Tengo unas violentas ganas de abrazar a mi papá.

 

 

 

Anuncios

Historia de un alma hueca

gato triste¿Quién eres?

No sabes.

Eres una tipa tremenda;

pero pareces un zombi.

Infinitos canales

Infinitas nubes

Infinitos ojos

Un alma entera

pidiendo chance

y no te conformas.

Quieres ver un gato.

Contemplar su lento

andar;

pero ver un gato

para seguir mueriendo

desde

que moriste cuando…

¡Ah! ¿Por qué estás muerta?

Si. No respiras.

Tienes un corazón

que no late y un dolor

que truncó tus alas.

Tanto invierno

y el capricho/regalo de jueves

te han convertido en

un ser sin sentir.

Absurdo

RiesgosMuchos lo han intentado

Algunos mueren en el intento

Todos quieren hacerlo.

Yo no.

Yo soy un ser diferente.

Anacrónico.

Todos lo aspiran.

Yo no.

Como ellos –en algún momento-

He pretendido la misma travesía.

Pero soy un ser obsoleto.

Anticuado.

Una emoción no puede ser más fuerte.

Si no me acerco

Seré la única culpable.

Otros lo han intentado,

Ayúdame a asumir el riesgo.

 

La queda de las invenciones

unicornio-alado“Mi unicornio azul ayer se me perdió,
pastando lo deje y desapareció”

Silvio Rodríguez

Llegó. De blanco y a galope llegó en una primavera que le hizo sacar sus alas y volar.

-¿Volar? Preguntó élinseguro.

-¿No lo has visto? Llegó a ti. ¡Es un unicornio! Dijo ella del otro lado del teléfono.

-No puede volar -sostuvo él- tiene miedo.

-Te estoy diciendo que llegó. Mira la luz. Busca el misticismo en el albor que hay detrás de la puerta. Ábrele, ahí está. Esperando verte temblar cuando le abraces, esperado por tus orgasmos, los orgasmos que te arrebatan cuando tu pensamiento no le pertenece a más nadie, sino a esa criatura mística.

-¿Lo viste?

Como un volcán en erupción ya estaban fundidos en aquellos orgasmos densos Sigue leyendo