Clavel“Poned atención: un corazón solitario no es un corazón”.

Antonio Machado (1875-1939) Poeta y prosista español.

PD: La foto no es mía, pero el clavel sí. Este es un post sin sentido porque no es un post. Es una imagen solitaria, detenida… fría, como un corazón solitario; que no es un corazón.

Anuncios

Un Abrazo de Felicitación

Aliet y yo” La amistad es superior al amor en que no crea deseos, ni la fatiga de haberlos satisfecho, ni el dolor de abandonar el templo de los deseos saciados por el de los deseos nuevos.”

José Martí

Este es un post que debí haber escrito hace mucho tiempo. Quizás el primer post que debí haber colgado en este blog al exponer mis ideas sobre la amistad. Pero no es hasta ahora que me salen las letras. Iba a dormir, puesto que son  ya las doce de la noche y como todos los días me levanto a las 6 de la mañana, dormir siempre es necesario para tener las “baterías llenas”. Solo que no quedo bien con mi conciencia si no escribo al menos la idea central.

Este es un post transparente. Claro, la transparencia es lo que prima en la relación de amistad que tenemos. ¿Qué cómo surgió? ¡Graciosísimo! Este blog fue quien que nos unió y luego unas palabras de “echa pa´ acá” que no olvidaré jamás en mi vida.

No son letras por encargo. Ni él me las pidió, ni yo tengo el compromiso de escribirlas. Pero creo las merece. Y es que de todas las buenas personas que conozco, Aliet es la mejor. Y sé de su autenticidad por su sentido de la amistad, por la postura que asumió conmigo cuando me vi otra vez en el ojo de un huracán. ( Como haya sido, pero me vi otra vez en el ojo de un huracán cuando un absurdo se hizo problema gracias al pensamiento obtuso de algunos de los que nos dirigen. Un hecho que dejé allá donde pasó y en el conocimiento de algunos poquitos a los que siempre les estaré debiendo, entre ellos Aliet).

¿Olvidar las conversaciones? ¿Sus palabras de aliento? ¿Sus llamadas? ¿Sus tremendas ganas de ayudarme? Imposible. Aliet es de las personas que uno empieza a querer de gratis. Sigue leyendo

Cerrado por derribo

Teclado de ComputadoraTal cual leen. Mi blog estará cerrado un tiempo por derribo. No es que hayan censurado o boicoteado mi página -aunque este título pudiera sugerirlo- el problema va más allá. La que está derribada soy yo. Me derribo porque me importa mi entorno, porque en este tiempo otras suertes me esperan y son mi prioridad, y hoy, desde este sitio, nada resuelvo o resuelvo poco. Es necesaria la ausencia.

Derribarse duele. Duele como estos días han dolido en mis oídos palabras. Duele como saber que alguien sufre por tu culpa y a ti solo te resta disculparte, pero nunca arrepentirte de tus actos. Si te arrepientes te conviertes en cobarde, en alguien sin autonomía, sin capacidad de opinión. Duele como duelen las amistades – o los amigos- que creíste tener y que te demostraron ausencia, y ninguna llamada, o ningún mensaje en el buzón.

Derribarse duele. Hundirse duele. Pero es bueno en ocasiones tocar fondo. Permite recomenzar. Permite empezar de nuevo, nunca de cero. Solo empezar otra vez.

Este blog lo va a actualizar alguien con un significado inmenso para mí. Alguien que es más que un amigo y –a mi juicio- el mejor ser humano del mundo. (Aunque no perfecto porque se ha equivocado en elegir, pero he de respetarlo).

Escribiré poesía en las noches de insomnio, algún arrebato cuando la ansiedad sea más fuerte que yo, escribiré mis historias y me dejaré caer, escribiré con una botella de vino y tomaré cerveza si alguien me compra y me trae a casa una bien fría.

Me voy de Internet por un tiempo prolongado (un mes, quizás dos). Me voy a cuidar a mi hija. Me voy a cuidar a mi madre mientras reposa de una operación de fibromas en el cuello del útero. Me voy a echar a volar mis alas en otro espacio, en un encuentro con mi interior, en mi cuarto, en mi soledad, en mi vacío.

Esa persona tendrá el password de este blog y a través de una USB le haré llegar algunos post. Ese alguien especial hará que ustedes insistan en visitar este balcón de lirios, que desde una primavera lejana, sigue dando razones.

Acumulo crónicas de viaje, nostalgia de la “Tis Halia” que en algún momento la sentiré distante, melancolías, inconformidades, miedos, la sensación de ver cómo mi hija ya termina el segundo año de vida del Círculo Infantil, acumulo cuentos, poemas eróticos que escribo cuando en medio de la tesis de un reportaje sobre la producción de frijol en Artemisa, entran a estas páginas sin pedirme permiso y salen así medio locos, como debo ser yo.

Cuando regrese, mi ausencia no habrá dolido tanto, habré construido otro canal, habré creado otra alternativa. Es necesario seguir buscando opciones. Cuando regrese prometo avisarles que soy yo quien postea de forma directa, que no es esa persona “especial” que escogí para actualizar estas razones. Si comentan, prometo también -cuando regrese- responder uno a uno sus comentarios. No prometo más, porque de promesas nadie vive y casi todo cuanto se promete suele convertirse en utopía.

Cuando regrese, estaré más feliz porque habré recomenzado.

Mi consulta con la psiquiatra

TaniaTania está hoy de cumpleaños. Fue la primera psiquiatra que vi en mi vida. Sí, psiquiatra. ¿Qué tiene que ver? Cualquiera necesita un día una consulta. (Da igual si es con un psiquiatra, con un palero, con un babalawo o el cura de la iglesia católica).  Recuerdo cuando me dijo:

-Toma algún ansiolítico. (Suponen, no?) Mis ataques de ansiedad, mi insomnio, mi desvarío ahí… y yo con ella, porque -ella- es psiquiatra de las buenas.

– ¡Ay Tani! Pero ¿tomar pastillas? ¿Y si creo adicción? Le pregunté.

– No será así, tú eres fuerte. Si no lo fueras, eso que te sucede hoy no te estaría ocupando el pensamiento. Eso te hará más fuerte.

Tania está de cumpleaños y su consultorio hoy amaneció apagado. Cuando ella lo habita amanece los junio 5 con música de la linda. Cuando ella está en el consultorio, sale bien temprano con su bata larga de médico psiquiatra y viene por mi casa a pedir el buchito de café a mi abuela, o a Norma, la abuela de Yaimi. Sigue leyendo

Amiga Mayor

Halia y yoNo tengo certeza de las veces que he hablado de los amigos en este blog; pero sé que son varias. No creo ser una persona que tenga muchos enemigos porque no ha sido mi objetivo dañar a los demás nunca; pero si los tuviera, si hubiera alguien en esta vida que me cree su enemigo, me da igual. A mí me importa más la amistad, me preocupa más ser amiga y leal con quien escojo como aliado en la aventura de ese sentimiento que -cuando es sincero- es uno de los más lindos.

Halia, es mi pequeña gigante. Así le digo. Ella sabe cuánto bien me ha hecho el conocerla y tenerla cerca, desde que probamos que sabe ser amiga mayor y ampararme. En nuestra primera conversación ella me sirvió de paño de lágrimas, apenas sin conocernos, esa vez yo no tenía con quien llorar y ella me prestó un hombro, unos oídos que escucharon a una Johanna deprimida (confieso que mis crisis no son depresivas, si no de ansiedad) lloriqueando porque había acabado un amor de estudiante y porque mis padres de se habían separado y yo no entendía eso a mis 20 años.

Hubo tanta química en esa charla que, después, comenzamos a compartir todo en F y Tercera -Halia era la muchachita de primero de Periodismo del cuarto 2 del 13B, yo estaba en tercer año de la carrera cuando ella empezó la universidad-, compartíamos el calentador, un paquete de galletas, unos platanitos para acompañar la comida mala del comedor, compartíamos ratos en el muro del malecón de La Habana, compartíamos risas, noches de disfraces, comidas a deshoras, conversaciones… Sigue leyendo

La pelota, la identidad

Peloteros en San CristobalMás de una semana ausente de este blog. Vacaciones en Cuba para quienes tenemos internet en el trabajo y somos cubanos de “a pie” implica distancia de Twitter, Facebook, WordPress, y de portales de noticias o de ocio… Ausencia de información, para ir al extremo.

Una semana en una especie de “retiro” en San Cristóbal, un lugar que quiero por los lindos recuerdos que me trae, un lugar por el que siento nostalgia algunas veces, pero un lugar en el creo no viviría nunca más.

Compartir con la familia siempre es reconfortante y más cuando tienes una familia medio loca a la que se le ocurre hacer pasarelas al estilo “Miss universo” o hablar del bloqueo y los problemas de Cuba pasadas las doce de la noche. Sigue leyendo

Graduarse

Graduación“El periodismo… es para crear, para ayudar al ser humano en su eterno combate por una vida más digna y menos injusta”

Julio García Luis, 1988

Me gradué el 15 de julio de 2011. Graduarse, mira cosa esa que te hace crecer. Bueno, cuando digo crecer es crecer en ideas y pensamientos. Madurar, ver las cosas y tratar de entenderlas desde diferentes puntos. No que por graduarte de periodismo en la Universidad de La Habana ya en los primeros años te “ganes” una misión y la gente te vea más, te escuche más o te lea más por eso; o que por graduarte de Periodismo te adueñes de un blog y te hagas “público” o “nombrado” en el mundillo de Internet y las nuevas tecnologías.

Graduarse en Cuba y hacer Periodismo en Cuba implica pertenecer. Sentir esa cosa que te desvela cuando hay algo que ves y “no te cuadra” y quieres -como buen periodista y buen cubano de a pie- publicarlo hasta en el alta voz del DJ que pone música en la plaza. Sigue leyendo