Epistolario

CartasElla no está loca. Ella acumula palabras y se las aprende de memoria. Ella lee y relee palabras, las mismas palabras. Pero no está loca. Ella piensa. Se levanta. Se mira en el espejo. Habla sola; o lo que es lo mismo, habla consigo. Ella se sienta otra vez frente al ordenador y vuelve a leer las repetidas palabras: Seducción, cosa rara, instinto, permanecer. Ella reacciona ante un impulso desfachatado. Escribe como quien no tiene tiempo de pensar. No piensa. Abre su buzón de correo y pulsa el botón “enviar”: “Tienes mis cartas. Tengo tus cartas. ¿Hacemos de este intercambio una novela?”

Ella no está loca. Ella solo quiere ganar un nobel.

 

Anuncios

6 comentarios en “Epistolario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s