Sin cromosomas

cama vacíaHay demasiado calor

y una ciudad que duerme allá afuera.

En este cuarto todo es trastocado:

Los libros unos sobre otros,

los zapatos en el borde de la mesa,

la ropa hecha montones en aquel sillón enclenque,

la otra cama que sirve de retiro…

y el silencio,

ese que acaba por traerme la histeria.

Ahora ya no quedan pensamientos.

Quizás no regresen.

Tal vez esta muerte prematura

sea el resultado de mis torpes decisiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s