Testamento

escribirYo no necesitaba abrazos

ni alimento, ni agua

ni número de calzado.

Yo no quería besos (ni calientes ni húmedos).

Ni flores, ni lluvia, ni fuego…

Ni ese sol que fastidia a las tres de la tarde.

Tampoco a nadie leyendo unos versos sobre la lápida.

Y menos…

Un cuadro con esa foto linda que me hice a los 22,

encima del mármol caliente, casi disuelto por el sol.

Yo no necesitaba nada. Tampoco lo quería.

¿Qué necesitan los muertos?

¡Nada!

Yo tuve unos ojos, dos brazos.

Tuve el tiempo… y la distancia.

Ahora sumida en esta oscuridad;

escribo.

Supongo que haya muerto;

otra vez.

Anuncios

3 comentarios en “Testamento

  1. Pingback: Historia de un alma hueca | Mis razones de Abril

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s