Huracanes

Recordando este post en Mis razones de abril, a propósito de que ya Danny se convirtió en huracán…
“La suerte de que alguien entre a ti como un huracán es que, certeramente, nunca empiezas a olvidarlo”…

Mis razones de Abril

huracanLlegó tan desaforado que apenas le dio unos minutos para conducirse. Empacó algunos vestidos en la mochila gris y echó a andar a su ritmo. Fue tan rápido que no alcanzó a despedirse de nadie. No hubo abrazos, ni adioses, ni lágrimas… solo la constancia de que se había ido tras su paso.

Los estragos fueron muy intensos; a tal punto que la dejó perturbada. Duda de haber hecho lo correcto, se cuestiona por el miedo que le provoca todo lo visto… Miedo porque nunca había vivido algo así, algo tan fuerte, algo tan exaltado…

Solo unos minutos para accionar, y se fue.

Hay quien entra a la vida así de esta forma; “como huracán”, diría ella. Esta vez no iba a dejarlo volar solo y expandirse por el aire sin su compañía. Irían juntos vagando, revolcados en el ojo centro de la calma y dispuestos a traspasar los…

Ver la entrada original 57 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s