Mentiras de verdad

Sobre de cartaA R, que mi sueño sea el suyo.

Un sobre blanco con su nombre marcado -ni siquiera con su letra porque sé de donde ha venido el sobre- y un alfiler, es lo único que tengo suyo. Se ha ido de aquí y me ha dejado con el sabor más extraño que he de probar.

-Toma. Me dijo.

Extendí mi brazo, agarré con mis manos el papel, lo miré y enmudecí. Él me dio la espalda y luego se fue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s