Mírate en el espejo

mujer-tristeEnvuelta en la toalla se miró frente al espejo y dudó de su fortaleza. Andaba débil. Triste. Desesperanzada. Cabizbaja…

Dejó caer el paño y se exhibió desnuda ante la noche y mirando su figura casi perfecta en el reflejo del cristal, recordó aquellas palabras: “Mírate en el espejo”. Aquellas palabras que le resonaban en sus oídos constantes, fijas, aquellas palabras que no escapaban: “Mírate en el espejo”.

Vio unos pezones bien acentuados, una cintura estrecha que incitaba a ser apresada por la mano de quien ahora solo regalaba su ausencia, unas nalgas aún salpicadas por el agua del baño, uno muslos, unas piernas… vio su imagen…

“Mírate en el espejo”. Volvió a escuchar. Permaneció callada, pensativa. Quizás el encuentro con su desnudez le hizo recuperar la esperanza que no sabía dónde había quedado. Agachada tomó el paño y volvió a cubrirse. Revolcó su cabello corto, lo peinó con los dedos, y en un arrebato circunstancial pensó en él. Y cuando el fervor de sus ideas lo trajo consigo, y se vio, sola otra vez, frente al espejo con tanta tempestad… apagó la luz, y se fue a dormir.

Anuncios

4 comentarios en “Mírate en el espejo

  1. Pingback: Paredes Mojadas | Mis razones de Abril
  2. Pingback: Saga de una novia soltera | Mis razones de Abril

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s