De Círculos Infantiles y otras verdades por descubrir

IsabellaCasi todos los que me conocen -o me leen- saben que tengo una hija de dos años; digo casi todos, porque quizás tenga amigos de la primaria, o vecinos, o compañeros de estudio que hace años no veo y estén ausentes de mi maternidad.

Mi hija Isabella comenzó a adaptarse al Círculo Infantil en diciembre pasado. En ese diciembre ella tenía 18 meses. El otorgamiento de su plaza desde el inicio fue un problema. La niña tenía que caminar para entrar cuando por edad le tocaba; sería en agosto. Mi hija caminó a los quince meses, pero eso no lo sabía nadie en Educación, tuve la “suerte” -por llamarlo de algún modo- de que la plaza me le fuera otorgada, y la desdicha de que el 13 de agosto la niña fuera ingresada en el Hospital de Guanajay por crisis severas de cianosis debido a un síndrome coqueluchoide. Motivo suficiente para que la plaza del Círculo Infantil de mi hija fuera un dilema. Quince días de hospital hasta que los ataques de tos disminuyeron y la niña fue dada de alta.

¿Qué qué pasó con el círculo? Pues se lo quitaron. Mala de ellas, las de Educación. Sí se lo quitaron y ya. Resulta que la enfermedad que tenía la niña en lenguaje médico es la llamada “tos de los cien días”, mi niña así no podía empezar en el Círculo, porque al círculo deben ir niños sanos. (Hay que verlos con los mocos verdes como los veo yo todos los días cada vez de dejo a Isa con la seño Yaima, una de las mejores del Magdalena Peñarredonda).

Desde agosto que le quitaron el círculo, tuve que esperar hasta el otorgamiento de noviembre, a que la niña entrara a adaptarse en diciembre… ¿Por qué? Porque a las de Educación Municipal no les dio el gusto de recibir mi certificado médico. Cuando me dieron la plaza en noviembre, leí en el dorso de la planilla de otorgamiento que por problemas de enfermedad se le retiene la plaza al niño hasta por dos meses…

Sacando en mis cuentas, a mi hija le dieron el círculo en agosto, y en octubre había otro llamado del cual ella quedó ausente -en octubre hacían dos meses de su ingreso, por lo que debió haber comenzado la adaptación en el mismo círculo que le otorgaron y no en otro- tuve que esperar hasta diciembre para que me tuvieran en cuenta.

Mi hija tenía su plaza en el Tomás Álvarez Breto –le tocaron círculos con nombres de mártires, pero aquí en Artemisa los hay con nombres infantiles como Esperanza del Futuro, El Conejo Saltarín- y se la quitaron porque sí. ¿Qué hicieron con su plaza? ¿Se la dieron a otro niño? El Tomás –como aquí le dicen- es un centro que queda a una cuadra de mi casa, Isabella asiste a uno que está a doce. Y no me digan que Salud y Educación como sectores tienen prioridad porque sé de mujeres que no trabajan y que tienen sus hijos en esos centros, incluso sé de otras que son “vende ropas por la calle” que también tienen a los niños ahí. Cómo lo hacen, no sé, lo dejo pero puedo imaginarlo.

Resulta que desde marzo entregué también en Educación Municipal una carta solicitando el traslado de centro de mi hija, porque “el Magdalena” me queda lejos; lejos del trabajo, de la casa… y no es por el sol al que me expongo todos los días, eso no importa, aunque se me queme la piel y parezca un dentro de poco una india, voy por mi hija todas las tardes;  pero si a mi hija le dieron un círculo primero, ¿por qué se lo quitaron y le han dado una que está casi a dos kilómetros de mi casa?

Hay veces en las que no he podido llegar por ella a las cuatro, he llegado sobre las cuatro y media, y la seño me dice que la recoja a las tres. Y yo me pregunto en voz baja: ¿A las tres? ¿En este país las madres no trabajan? ¿Qué centro de trabajo termina a las tres de la tarde?

Parece que la moda es ir por los niños temprano, pero si una es madre soltera como yo, y solo se tiene a una misma para ir por la niña, tiene que hacerla esperar y sufrir. Sí, porque sufren cuando se quedan entre los últimos, hay que ver la carita de mi niña cuando estoy llegando, me abraza y llora y me repite veinte veces “ma-má”. Si estuviera en el círculo que le fue dado la primera vez no sucediera eso, hasta mi vecina del frente estoy segura, me ayudaría con la recogida de Bela, pero es lejos; ya lo dije.

Llevo en la historia de trasladarla desde que empezó, sé que los traslados se priorizan y más cuando son de segundo año de vida, y que se priorizan cada dos meses porque en este tiempo -cada dos meses- otorgan plazas para los niños en círculos.

Ahora me dicen que espere al llamado masivo, el masivo es septiembre, cuando pase de año de vida. Y sigo en la espera, y sigo con preguntas… y sigo sin respuestas…

Por estos días le comenté a una amiga la situación que tenía y me dijo estas palabras:

-Afloja un dinerito, unos cuantos CUC para tú veas como resuelves el traslado.

¿Por qué tendría que hacer eso? Tengo todos los derechos, estoy pidiendo solo un traslado y eso se prioriza. ¿Hasta ese punto hemos llegado en Cuba?

Mientras no llega el traslado de la niña yo soporto días que me derrumban como este lunes cuando fue la última niña en salir y me la dejaron al cuidado de la auxiliar de limpieza –que la cuidó bien, pero ella no está ahí para eso- yo soporto que en Educación me digan que tengo que esperar, yo soporto… yo soporto, las madres tenemos fuerzas…

Llevo en esta historia tiempo, ya lo dije antes, la plaza del círculo infantil de mi hija fue un conflicto desde el inicio.

La experiencia que viví, intuye que en cuanto al tema de los círculos infantiles, hay otras verdades por descubrir.

Anuncios

4 comentarios en “De Círculos Infantiles y otras verdades por descubrir

    • Si, Yai q pena!!!! Pero el problema es en Educación, las seños o por lo meno la de Isa es bien buena, como le canta y le enseña, pero el relajo lo tienen con la entrega de plazas a los niños, nada q si tienes padrino no t bautizas!!!! 😉

  1. ay nena qué pena lo que te sucede con la niña y los líos del círculo infantil, más triste que una de las salidas que te sugieran sea dar un dinerito para poder resolver, de madre….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s