Presagio

Delfines

¿Y entonces… que sentiste?

– No sé…

– ¿Qué es lo que no sabes?

– Bueno… no sé exactamente que sentí. Sentí positivo, sentí mucha empatía, me sentí protegida, segura… no sé…. Somos amigos, lo normal era sentir así…

-¡¡¿¿Amigos??!! ¡¿Amigos?!… No me hagas reír. Ustedes no son amigos. Primero, apenas se conocen, y segundo… ¿quién te dijo que un hombre y una mujer como tú pueden ser amigos? Tú sabes que ese tipo no quiere ser tu amigo…

– Oye… ¡para, ¿si!? Que apenas nos conocemos es verdad, pero es mi amigo; y un hombre y una mujer como yo SÍ pueden ser amigos, ahí te equivocas. Él y yo somos amigos, o al menos intentamos serlo…

– ¿Tú estás segura de que será solo amistad?

Iba a responder premeditadamente. Pero pensó unos segundos. Segundos suficientes para recordar la ternura y el brillo en la mirada, para verlo aun sabiéndolo tan lejos, para sentir que estaba admirando muchas cosas en él…

– Segura, segura… no estoy. Nadie está seguro de nada en esta vida; solo de la muerte. No sé si será solo amistad. Lo que sea, intuyo, va a funcionar, y eso sí lo sé con certeza.

– ¡Mmmm!!! ¿Y cómo puedes asegurarlo entonces?

– ¡Por la Química!

Anuncios

6 comentarios en “Presagio

  1. La amistad entre el hombre y la mujer puede ser tan posible como no, dependiendo de los miembros de la relación y las intenciones que tengan acerca de ella. Existen, por un lado, los vínculos afectivos desinteresados de todo tema sexual, por lo que es posible considerar una amistad genuina con personas del sexo opuesto. Por otro lado, hay relaciones en que, si bien las personas pueden tener intereses comunes, también puede haber algún deseo o atracción física.
    La amistad es un lazo afectivo donde queda claro que se juegan sentimientos del orden del cariño y el amor sin interés sexual. Si hubiera por parte de alguno de los dos un deseo o atracción sexual, ya no se podría hablar de una “amistad verdadera”.
    La amistad es uno de los pilares fundamentales de la vida, por lo que no es recomendable prescindir de ella sólo porque la persona sea del sexo opuesto. Hay que apostar a que ese vínculo pueda estar libre de intereses sexuales, que logre crecer y que ambos puedan desarrollarse como personas en compañía, sin importar de qué sexo sean.
    Pero si un día tu “amigo” te confiesa que te ama, que te desea y que le gustaría ser de ti, no te asustes ni te sientas traicionada…después de todo estabas advertida de que un hombre” X” y una mujer como tú……no pueden ser amigos…

    • Luis, ya t respondí por facebook creo cuano me pusiste este mismo comentario en un grupo donde publiqué el post!!! Estoy de acuerdo contigo en muchas cosas… aunque desde que esos ojos me descubrieron supe que venían por ellos, como por el agua… Otra vez gracias por leer y por admirar mi trabajo 😉 Besito

    • Y tu, sabes q me hiciste llorar con este comentario??? Pues nada, Leito, tu eres parte de mi blog, de mis escritos, sabes q influiste a sobremanera en que me haya lanzado pq siempre me dijiste que podía… Mil gracias por comentar, visitar, leer… T quiero montón y eso lo sabes de sobra!!! Besi Joha 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s