Graduarse

Graduación“El periodismo… es para crear, para ayudar al ser humano en su eterno combate por una vida más digna y menos injusta”

Julio García Luis, 1988

Me gradué el 15 de julio de 2011. Graduarse, mira cosa esa que te hace crecer. Bueno, cuando digo crecer es crecer en ideas y pensamientos. Madurar, ver las cosas y tratar de entenderlas desde diferentes puntos. No que por graduarte de periodismo en la Universidad de La Habana ya en los primeros años te “ganes” una misión y la gente te vea más, te escuche más o te lea más por eso; o que por graduarte de Periodismo te adueñes de un blog y te hagas “público” o “nombrado” en el mundillo de Internet y las nuevas tecnologías.

Graduarse en Cuba y hacer Periodismo en Cuba implica pertenecer. Sentir esa cosa que te desvela cuando hay algo que ves y “no te cuadra” y quieres -como buen periodista y buen cubano de a pie- publicarlo hasta en el alta voz del DJ que pone música en la plaza.

Hacer Periodismo en Cuba es difícil, y hacer Periodismo en una provincia lo es más. Sí. No se piensen, como me dijo un amigo en una ocasion que cuatro párrafos de 16 líneas que respondan a 6 preguntas los hace hasta un niño de pre-escolar.

Esa no es la cuestión. La cuestión está en pasar por una calle y ver cómo protestan los vecinos porque hace cuatro días que no hay agua y nadie avisa la causa, la cuestión está en ver que unos pueden pagar pipas de agua y otros no; y los que no, pues tienen que joderse y caminar una, dos, tres cuadras abajo en busca de un vecino que le diga: “Llena los tanquecitos aquí”. (Los cubanos somos muy sensibles y solidarios). Y uno con esa picazón de querer hacer el reportaje que de seguro empiezas y en lo que aparece la fuente, en lo que el tipo de Acueducto te da veinte mil excusas para no darte la entrevista, llegó el agua; y por ende la gritería y contentura en el barrio. Los cubanos somos así de aparatosos 😉

La cuestión está en ver que el administrador de tal lugar tiene en su casa el adjunto del almacén. Me explico mejor. Si administra un lugar donde hay comida; pues ese administrador no se asoma ni por la bodega a buscar los mandados que todos los cubanos (de a pie) esperamos locos, porque el arroz brasileño está 7 pesos (CUP) la libra en la calle. Y luego es ese administrador a quien tienes que ver para que te responda sobre la calidad de la comida en las escuelas o en los hospitales… en fin… Ya lo decía la cuestión va más allá del lead de la información.

La cuestión está en que el periodismo que hacemos, se ha estancado, y a mi juicio no porque los colegas no sean profesionales. Insisto los periodistas cubanos son muy estudiosos, constantes, identificados…

Pero nos hemos estancado en el acto, en la reunión, en el abanderamiento a una delegación. Y la gente no quiere leer, ni escuchar esas cosas tantas veces. A la gente le preocupa lo que va a comer, el aumento del salario, la producción de alimentos para ver si acaba de llegar la papa;  incluso a las tierras de Artemisa, a la gente le preocupa el destino de su país, el futuro de sus hijos…

Ya lo decía, gradurase implica pertenecer. Implica sacrificio. Masticar y no tragarte a una fuente que queda contigo en una hora y luego te embarca, llegar a tu casa despeinada y desconcentrada porque te preocupa más el reportaje del problema del agua, que el plato de comida que tu mamá te pone delante.

Graduarse de Periodismo implica no tener horarios, escribir de madrugadas, hacerle guardia a un come raspa para que te de la informaión que necesitas… Graduarse implica vivir por y para tu pueblo. Graduarse es querer hacer, aunque existan canales que se cierren, y que en la mayoría de las veces no dependen del periodista.

Graduarse es tener la elegancia oportuna en cada letra. Ya lo decía Martí el periodismo ha de ser un culto a la virtud. “No debe hacerse de la pluma arma de satírico, sino espada de caballeros”. Graduarse es levantarse, mirar, buscar una historia, un problema, algo que de verdad sea noticia y a la gente le importe: “Venta liberada de papas en los MAE de Artemisa”  😉

Yo no me quivoqué cuando opté en mi primera opción por Periodismo. Me impulsaban muchos motivos que en otro post quizás cuente. Aunque el director de Acueducto no me de la entrevista en el momento oportuno, yo insisto y lo espero. El agua se volverá a ir y el pueblo quiere  saber porque si los motores tienen ciento veinte mil años y necesitan raparación y el país no cuenta con el dinero y la culpa la tenga el bloqueo; o el totí como dice mi abuela, o nadie, como dice Buena Fe; la gente va a querer saber.

Graduarse es difícil y es una responsabilidad tremenda. Y aún cuando reconzcas como en este post del colega Javier Montenegro que Aquí no pasa nada, cuando en realidad pasa mucho; graduarse sigue siendo lo más lindo, lo anhelado…

Ya lo dijo Gabriel García Márquez, esta es la profesion más hermosa del mundo…  y tenía razón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s