Las flores de abril

“Y de que modo sutil me derramó en la camisa todas las flores de abril”

Nicolás Guillén

Tengo ojeras y me siento mal. Ancohe no dormí; o dormí poco. No tengo certeza de la hora exacta en que cerré los ojos e intenté conciliar el sueño. Un ataque de ansiedad -de los buenos- me tenía vuelta loca. Taquicardia, falta de aire, calor en la cara, desesperación…

Me estaba desconectando del mundo con la renuncia que había hecho. Y me dieron las diez, las once, las doce y la una… y seguía despierta; y lloraba.

Allá por la cuatro de la madrugada tomé la linterna de mi teléfono celular y encontré esas Indicaciones para morir  de Reynaldo González, un escritor nuestro -digo nuestro porque es cubano- y releí ese último párrafo:

“Se despierta muy tarde y reanuda su existencia, ahora con los nuevos puntos de vista. Es lunes y le correspondería realizar gestiones más rutinarias, pero decide olvidarlas. Se va al mar, a disfrutar el movimiento de las olas. Allí se olvida también de las penas, del reloj, de la muerte posible, de sus contemporáneos. En un esfuerzo de concentración se olvida de sí mismo. Por último se olvida del olvido. Y muere”.

Había leído todo el texto y releí -como dije- la última idea. Cuando alguien va a morir… se olvida de sí mismo. A ese punto llegué anoche. Estaba muriendo.

Y hoy; cuando abrí mi ventana porque el alba llegó. El sombi que era yo, reflejo del ataque de ansiedad provocado además por la luna llena de estos días,  salió en busca de tres posturas de lirios a la casa de una vecina. Tenía en el jardín muchos, pero le hablaron de otras especies y fue pedir para sembrar.

Tenía que hacer hacer algo para resurgir de entre las cenizas cual ave fénix; y las flores de abril eran su cura, ahora que cierra un capítulo en su vida.

Anuncios

9 comentarios en “Las flores de abril

  1. Pingback: Desasosiego | Mis razones de Abril
  2. Las noches de temprana primavera en el tropico, tienen ese encanto…..lo he sentido cuando niño en casa de mis abuelos, campesinos cubanos, el olor del jazmin y el galan de la noche, simplemente no te deja dormir….

  3. en recorrido por mi pueblo,al pasar por una casa de campo encuentro unos gladiolos en flor tan puros, como la luz del dia y su freca fragancia me inspira dejando alegre mi corazon .feliz tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s