Un blog, un mes

ImageEl 31 de octubre este blog apareció con su primer post Cinco con cinco. Un post que no podía hablar de otra cosa que no fuera mi inesperada – para muchos en los que me incluyo- y orgullosa maternidad.

Mis razones de abril tenía que nacer; como también tenía que nacer mi hija Isabella para hacer crecer los motivos que buscan mi inspiración en la primavera. La idea de tener un blog la estudio desde que decidí graduarme para fundar un periódico digital -con una versión impresa- en la provincia de Artemisa. Al final ayudé a nacer un periódico impreso con una versión digital que, según me dijo Adianez, por problemas de hosting aún no esta en la web; hace ya casi tres años.

Llevo rato bebiéndome las botellas de Leydi, siendo testigo de las causas y azares de Leticia y de las palabras de Alejo, busco la letra siempre joven de Rodolfo y el pedacito de mar que Marian regala, ando algunas veces por las esquinas de Ulloa y otras veces siento alivio cuando miro al cielo y veo la nube de Maria Antonieta (no puedo llamarla Tunie por temor a que piense que soy demasiado guarosa si algún día lee este post).

Dicen que mi blog “oficialmente” hoy cumple su primer mes. Cuando mi hija tenía esa edad casi empezaba a gorgear -sí, es gorgeo; no gorgogeo– y a las alturas de año y medio repite todo cuanto escucha; y es sin que parezca exagerado es la mascotilla de mi barrio.

Escribo y no puedo tener certeza de quienes me leen, máxime cuando la conexión a veces se pone un poco majadera y no me deja entrar a WordPress. Pero escribo para alimentar mi estación. Cuando mi niña duerme bien tarde en la noche lleno estas razones sentada en la mesa de mi abuela con un puñado de hojas blancas en mis manos y dos o tres lapiceros, por si a alguno se le duerme la tinta.

Estas entradas nacen desde el insomnio con que vivo y no frente a una computadora en mi horario laboral. Tampoco tengo ordenador en casa; no es que use el método de escribir en papel y luego teclear todo porque me gusta, sino por problemas económicos. (Con mi salario de periodista tendría que dejar al menos un año sin yogurt a Isabella pa´ compar al menos un cacharrito que me permita abrir un word) 😀 Sin embargo me entretiene llenar así mis páginas.

A Mis razones de abril le notificaron que Tintineos, el Insomne, Ulloa y la muchacha del pedacito de mar seguían sus entradas. Y que el post Se va a nombrar le había gustado a Marian – la misma del pedacito de mar-  y Utopía a Yaima. Botellas – uno de mis blogs preferidos- entró a estas razones y prometió – a partir de ahora revisar mejor el calendario.

Tener un blog era una idea que no salia de mi cabeza, más cuando en la redacción tengo tiempo sobrado para leer, leer y entrar a muchos de otros colegas…

Este blog es un bebé de un mes y necesita alimento.Ojalá y las nuevas resoluciones de ETECSA a aplicar en el sector No residencial no influyan en la velocidad de mi Internet; no quisiera verme obligada a pagar 4.50 CUC la hora de navegación cuando mi mes de abril me otra razón para escribir en primavera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s